lunes, 27 de junio de 2011

Te vas

Foto: Poema en solitario de Saul Landell


Letra: Te vas de Ismael Serrano

Te vas
a la ciudad definitiva sin mí,
perdonarás que no te vaya a despedir.
La noche corta como un cristal roto y tú
estarás tan triste como hermosa.

Tu luz,
quemó mis naves cargadas de incertidumbre
y el corazón que sobre tu mesa yo puse
para cenar la noche en que nos dispusimos
a saltar de la mano al precipicio.

Y yo procuraré sonreír más a menudo
y acostarme a una hora prudente.
Tú me enseñaste que afuera, siempre,
me está esperando una nueva mañana
como aquella nuestra,
radiante y soleada.
Como aquella nuestra,
radiante y soleada.

Te vas
a la ciudad definitiva y en Madrid
quedamos huérfanos y enfermos. Te vas a reír,
pero pregunto cada noche a los fantasmas
que habitan mis bares
cuándo vuelves a casa.
Los días caen lentos como el polen de un árbol
cubriendo todo mi jardín de desencanto.
Un sucedáneo de la vida será al fin
el tiempo que he de recorrer sin ti.

Y yo procuraré no suspirar tan a menudo
y acostarme a una hora prudente.
Yo sé que afuera, inevitablemente,
me está esperando una nueva mañana.
Lo prometiste, radiante y soleada.

Y tú procurarás cumplir con lo que has prometido,
ser fuerte y devorar la manzana.
Has de pensar, cada nueva mañana,
que un tipo a menudo piensa en ti y sonríe
aunque quizá no sean sus días más felices.

Y yo procuraré mantener la luz encendida
por si se te ocurre volver de repente.
Alumbrará este recuerdo incandescente
el camino de vuelta, aquel que trazaron antes
viejos fugitivos, nuevos amantes.
Viejos fugitivos, nuevos amantes.

Y yo procuraré sonreír más a menudo
y acostarme a una hora prudente.
Tú me enseñaste que afuera, siempre,
me está esperando una nueva mañana
como aquella nuestra,
radiante y soleada.

Te vas
a la ciudad definitiva sin mí.

viernes, 24 de junio de 2011

Sobra la luz

Foto: Mirror de Julia Fullerton Batten (2008)


Letra: Sobra la luz de Fito Cabarales


Como venganza de la buena suerte 
o recompensa de la mala vida,
de la cabeza me arrancaron cables 

pa' meter las cosas que antes no me cabían.


Y se me acercan las paredes y se me aleja la salida.
Y,  poco a poco, se hace de repente 

y me tropiezo con los días.

Sobra la luz que me hace ver todo lo que yo escondía...
No se seguir, no se volver.
Sobra la luz cuando en la piel nunca se siente el día.
Dime que tú, tú sí me ves.

Una partida que jugué tan fuerte
que ahora es la vida la que está partida.
Una pared siempre que quiero verte,
y ahora estoy pa' bajo 

y ahora estoy pa' arriba.


Todas las cosas que al mar tiramos 
nos la devuelve siempre la marea.
cuando más tratas de olvidarlo 

con más fuerza lo recuerdas.


Sobra la luz que me hace ver todo lo que yo escondía...
No se seguir, no se volver.
Sobra la luz cuando en la piel nunca se siente el día.
Dime que tú, tú sí me ves.


Como venganza de la buena suerte 
o recompensa de la mala vida,


jueves, 23 de junio de 2011

Al rencor

Foto: Vacío por dentro de Saul Landell

Al rencor de Silvina Ocampo

No vengas, te conjuro, con tus piedras;
con tu vetusto horror con tu consejo;
con tu escudo brillante con tu espejo;
con tu verdor insólito de hiedras.

En aquel árbol la torcaza es mía;
no cubras con tus gritos su canción;
me conmueve, me llega al corazón,
repudia el mármol de tu mano fría.

Te reconozco siempre. No, no vengas.
Prometí no mirar tu aviesa cara
cada vez que lloré sola en tu avara
desolación. Y si de mí te vengas,

que épica sea al menos tu venganza
y no cobarde, oscura, impenitente,
agazapada en cada sombra ausente,
fingiendo que jamás hiere tu lanza.

Entre rosas, jazmines que envenenas,
¿por qué no te ultimé yo en mi otra vida?
Haz brotar sangre al menos de mi herida,
que estoy cansada de morir apenas.

miércoles, 22 de junio de 2011

Ya está aquí otra vez

Foto: Summer Beach, de CubaGallery



"Summertime" compuesta por George Gershwin, con letra de DuBose Heyward Ira Gershwin 
(Es una nana de la ópera Porgy y Bess)

Summertime, time, time,
Child, the living's easy.
Fish are jumping out
And the cotton, Lord,
Cotton's high, Lord, so high.

Your daddy's rich
And your ma is so good-looking, baby.
She's looking good now,
Hush, baby, baby, baby, baby, baby,
No, no, no, no, don't you cry.
Don't you cry!

One of these mornings
You're gonna rise, rise up singing,
You're gonna spread your wings,
Child, and take, take to the sky,
Lord, the sky.

But until that morning
Honey, n-n-nothing's going to harm you now,
No, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no
No, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no, no
No, no, no, no, no, no, no, no, no,
Don't you cry,
Cry.

lunes, 13 de junio de 2011

El círculo mágico

Cuadro: El círculo mágico de John William Waterhouse, 1886

"Las brujas sabias dicen la verdad con compasión, y no comulgan con lo que no les gusta, pero no tienen la rabia de las mujeres más jóvenes. (...) Son capaces de mirar hacia atrás sin rencor ni dolor; son atrevidas, confían en los presentimientos, meditan a su manera, defienden con firmeza lo que más les importa, deciden su camino con el corazón, escuchan su cuerpo, improvisan, no imploran, ríen y tienen los pulgares verdes."
Jean Shinoda Bolen

Uno de nuestros últimos descubrimientos es Jean Shinoda Bolen. Digo "nuestro" porque en nuestro "círculo mágico" los descubrimientos se comparten y extienden como la pólvora. En este caso, la mecha la encendió mi amiga Cris, aunque Marié -asidua visitante de este lugar de encuentro- ya me había hablado de ella y recomendado una entrevista que le realizó hace tiempo (la entrevista completa puede leerse pinchando aquí: Crece Joven). Ahora ya somos unas cinco o seis las mujeres "implicadas" en la lectura de una de sus obras, e incluso un hombre, mi amigo Fernando, al que recientemente tuve el gusto de regalar "Las diosas en cada mujer", debido a su pasión por el tema (las diosas y las mujeres) y a que, como Bolen afirma, "Algunos hombres excepcionales pueden llegar a ser brujas, los que tienen compasión, sabiduría, humor y no están supeditados al poder.", requisitos que Fer y algunos otros buenos amigos cumplen con creces.

Shinoda Bolen, que es psiquiatra y analista junguiana, ha escrito hasta el momento cinco libros (Las brujas no se quejan: Manual de sabiduría concentrada, Millonésimo círculo: Cómo transformarnos a nosotras mismas y al mundo, Las diosas de cada mujer. Una nueva psicología femenina, Los dioses de cada hombre. Una nueva psicología masculina y Mensaje urgente a las mujeres). En ellos nos da claves de cómo conocernos, aceptarnos, mejorar para sentirnos más satisfechas con nosotras mismas; y, además, cambiar el mundo.

En "Millonésimo círculo" esta mujer nos recomienda encarecidamente que hagamos lo que unas cuantas llevamos tiempo haciendo: crear un círculo de confianza entre nosotras.

Deseo aprovechar esta ocasión para agradecer, con toda mi alma y toda la fuerza de mi pasión, a las mujeres (y a los hombres de pulgares verdes) que forman parte de mi círculo y me ayudan con ello a vivir, a disfrutar y a ser mejor persona.

domingo, 12 de junio de 2011

Así te quiero



Así te quiero, amor,
como un reposo.
Ajeno a cansancios
y enojos.
Inmarcesible.
Políglota de encuentros.
Firmante de un pacto soterrado
que impida tu desdicha y mi quebranto.
Que base sus estatutos
en la autenticidad
de nuestro gozo.
Sin preguntas ni secretos.
Un pozo de caricias,
leves y sentidas,
llenas de tibios besos
que sellen los silencios
y nos hagan olvidar
las otras vidas.

Así,
sin más,
así es, amor, como te quiero.

eMi

viernes, 10 de junio de 2011

La Ronde




"Y yo...¿quién soy en esta historia, ¿el carrusel?,  ¿el autor?,  ¿el presentador?,  ¿un caminante? Yo soy tú. De hecho, puedo ser cualquiera de vosotros. Soy la encarnación del deseo - de vuestro deseo de saberlo todo. La gente siempre quiere conocer una cara de la realidad. Y ¿por qué? Porque ellos ven solamente una cara de las cosas. Pero yo veo todos los aspectos porque veo todas las perspectivas ya que estoy en todas partes al mismo tiempo. ¡En todas partes!"

Así comienza La Ronda. Es el monólogo del narrador que, a lo largo de la película, irá comentando lo que ocurre en cada historia (diez en total) y, además, interactuando con los protagonistas,  interviniendo de manera omnisciente en su destino.

La Ronda describe una cadena de seducciones que afecta a diez personajes -una prostituta, un soldado, una criada, un señorito, una señora casada, su marido, una modista, un poeta, una actriz y un aristócrata. Cada uno va cambiando de pareja y entrelazando  a modo de bucle,  que se cierra con el affair entre la prostituta y el aristócrata,  amores  e infidelidades,  en la Viena de 1900.

El paso del tiempo  (una de las cosas más curiosas de la película es que casi todos los personajes preguntan qué hora es,  cuando están a punto de ser seducidos)  y la persecución del amor -no siempre correspondido-  hacen de esta historia,  aparentemente frívola,  una película fascinante en la que no es difícil sentirse reflejado.

"¿Felicidad? No existe tal cosa, Señora. Son las cosas de las que más hablamos las que no existen; por ejemplo, el amor. Ésa es una de ellas."

El pasado y el futuro son también algunas de esas cosas que no existen. Y, sin embargo, ando últimamente con la mirada perdida entre el cielo y la tierra, vagabundeando, física y mentalmente, entre un pasado que me hace sentir feliz (olvido siempre lo que no me gusta) y un futuro al que temo. Por eso, comparto secretamente las palabras del narrador  - "Adoro el pasado. Es mucho más tranquilo que el presente y mucho más seguro que el futuro." Por más que me esfuerce en vivir el aquí y el ahora.

Para conocer la ficha completa de la película, pincha aquí:
La Ronde.

(Gracias, Jaume, por este regalo)

miércoles, 8 de junio de 2011

Soñar contigo

Foto: Monólogo desierto, de Saul Landell

"Los sueños siempre empiezan a morirse por los pies que no quieren ya llevarlos"
Saul Landell



Letra: Déjame esta noche soñar contigo, de Zenet

Déjame esta noche... soñar contigo,
déjame imaginarme en tus labios los míos,
déjame que me crea que te vuelvo loca,
déjame que yo sea quien te quite la ropa,
déjame que mis manos rocen las tuyas,
déjame que te tome por la cintura,
déjame que te espere aunque no vuelvas,
déjame que te deje, tenerme pena.

Si algún día diera con la manera de hacerte mía,
siempre yo te amaría como si fuera siempre ese día,
qué bonito seria jugarse la vida, probar tu veneno,
que bonito seria arrojar al suelo la copa vacía.

Déjame presumir, de ti un poquito,
que mi piel sea el forro de tu vestido,
déjame que te coma solo con los ojos,
con lo que me provocas yo me conformo.

Si algún día diera con la manera de hacerte mía,
siempre yo te amaría como si fuera siempre ese día,
qué bonito seria jugarse la vida, probar tu veneno,
que bonito seria arrojar al suelo la copa vacía.

Déjame esta noche... soñar... soñar... contigo

jueves, 2 de junio de 2011

Uma, una mujer con mayúsculas


Foto: Jara saltando libre de Alberto Santo Tomás

Uma es hija primogénita (ojito derecho de su mamá), hermana mayor (de dos geniales hermanas), esposa abnegada (absolutamente venerada), madre temprana (tres hijas como tres soles) y abuela precoz (de momento tres preciosidades). Si comienzo definiéndola en tanto a lo que es en relación con los demás, es porque eso es precisamente lo que le define: su relación con los demás, la manera en la que se sacrifica por todos los que la rodean colocándose a sí misma siempre en un segundo plano de prioridades. No me extraña que, a veces -muy raras- acabe hasta el moño.

Pero, claro, es lo que tiene ser una mujer fuerte. Y Uma lo es... y mucho. Es de esas que se echan a la espalda las penas de los demás mientras se ríen de sus dolores. Además, le sientan genial los pantalones. Pero no os confundáis porque su feminidad está fuera de toda duda. Su sensibilidad y dulzura es propia de la diosa Démeter (o Cibeles) y, como prueba de ello, la elección de su apodo en la blogosfera: Uma, diosa hindú, que recibe el nombre de su madre (Uma significa Oh, hija) y representa, en uno de sus aspectos, el amor maternal.

Uma posee una inteligencia natural que cultiva con humildad, discreción y perseverancia. Todavía, antes de recoger a los nietos de la escuela, pasa ella por las aulas con el fin de perfeccionar su inglés o deja sus labores de punto de cruz para pasearse por los blogs amigos, leer a Shakespeare, Jane Austen o repasarse la historia de España. Sin embargo, a su lado jamás descubrirás lo que es el orgullo ni la soberbia ni tendrás tentaciones de ser pedante.

Uma sabe callarse a tiempo. Es una especialista en morderse la lengua para no decir lo que piensa si algo le desagrada, pero tampoco se achanta a la hora de dar sus opiniones si se las pides y, llegado el momento, te dará sus razones con una lógica aplastante y clara. Es una escuchadora nata y, solo con ello, capaz de refrescar la más tórrida calentura. Tan sentimental como el encaje de bolillos, ella acabará llorando mientras se afana en enjugar tus lágrimas con sus pañuelos de colores. Coleccionista compulsiva de secretos como es, ten cuidado porque, en cuanto te descuides, te dejará sin ellos. Avisado quedas.



Lyrics of I want to be free by Queen


(I want to break free)
(I want to break free)
I want to break free from your lies
You're so self satisfied I don't need you
I've want to break free
God knows, God knows I want to break free

I've fallen in love
I've fallen in love for the first time
And this time I know it's for real
I've fallen in love, yeah
God knows, God knows I've fallen in love

It's strange but it's true
I can't get over the way you love me like you do
But I have to be sure
When I walk out that door
Oh how I want to be free, baby
Oh how I want to break free,
Oh how I want to break free

But life still goes on
I can't get used to, living without, living without,
Living without you by my side
I don't want to live alone, hey
God knows, got to make it on my own
So baby can't you see
God knows, gods know, gods know
I've want to break free