viernes, 31 de agosto de 2012

Once in a blue moon


Foto: La luna vista desde la NASA

Disfrutar de  una luna azul es un fenómeno que tiene lugar unas 40 veces en un siglo, es decir, "once in a blue moon" -muy de tarde en tarde- y este mes disfrutamos de una de ellas.

El concepto de "luna azul", aunque discutible, significa que en un mes se producen dos plenilunios. Este agosto  tuvimos el  primero el día 1. Hoy gozaremos del  segundo. Quizás la luna no se vea azul (o sí, si las condiciones atmosféricas lo propician), pero, en todo caso, por fuerza será auspicioso. De hecho, en muchas culturas se practican rituales mágicos para favorecer la toma de decisiones, ya que se considera éste un momento excelente para plantearse nuevos propósitos  (como acabar con situaciones que no tienen futuro) y así cambiar el rumbo de nuestras vidas.

El simple hecho de poder conectarse con millones de personas mirando a la luna en todo su esplendor,  es digno de ser vivido plenamente... a ser posible, desde un lugar mágico, elevado y oscuro. Si además estamos en buena compañía,  puede que quedemos hechizados y nos sintamos volar hacia ella.

martes, 28 de agosto de 2012

Cuando la lluvia cae

Foto: Rain in Berlin de  jmvanelk

El temblor de José Ángel Valente

La lluvia
como una lengua de prensiles musgos
parece recorrerme, buscarme la cerviz,
bajar,
lamer el eje vertical,
contar el número de vértebras que me separan
de tu cuerpo ausente.




(Relacionado con este tema, echa un vistado a: Cuando la lluvia cae)

viernes, 24 de agosto de 2012

En el agua empozada te apareces


En el agua empozada te apareces de Julia Prilutzky

En el agua empozada te apareces.
Tu imagen se empecina
y el viento la sacude sin borrarla
y el rumor de las hojas
vuelve a clamar tu nombre,
mientras tu rostro surge como máscara
sobre todos los rostros de la tierra
y tu caricia brota en toda mano.
Perfiles desgarrados
en el agua tiritan:
¿cómo llamarte ahora, con qué nombre
-muerto de toda muerte,
sonrisa desterrada,
inviolado temblor que se desliza-,
si ya no queda nada más que arena?
Y nada más que cielo
sobre el dormido estanque
donde voy rastreando
qué queda de tu vida. Y de la mía.
¿Cómo clamar tu réplica perdida,
tu lapidado corazón en llamas,
tu aventada ceniza,
tu amor que no fue entero ni entregado,
la no ardida pasión, no devorada,
la piel que ya no existe,
el detenido impulso de la sangre
y la petrificada melodía
de tu voz sin matices?

Whisky barato


domingo, 12 de agosto de 2012