lunes, 18 de abril de 2011

Penélope sin Ulises

Cuadro: The Expectation de Gustave Klimnt, 1905-1909.

Penélope sin Ulises

La esperanza teje incansable,
casi compulsivamente,
cual Penélope con hilos,
(irracionales para los velos,
los anhelos amarillos),
bellas telas para vestir el corazón
en una luminosa tarde de domingo.

Traje que el lunes desflecará,
sin pedir permiso,
ni perdón,
tijeretazo aquí,
tijeretazo allá,
sin importarle el dolor.

eMi

13 comentarios:

  1. Hola, eMi. ¿Puede ser que se haya modificado sustancialmente el poema desde que lo leí anteayer? Porque pensaba en comentarlo, pero la orientación que pensaba darle al comentario, ahora parece que no acaba de cuadrar. ¿O es que lo leí mal?

    De momento digo que el estilo formal y la manera de tratamiento del tema, me gustan, y que la autora pienso que debería prodigarse más, si es que no lo hace, en este campo de la poesía.

    ResponderEliminar
  2. Puede ser, Jaume. Lo cambio cada día. Pero, en esencia, dice lo mismo. ¿Por qué no acaba de cuadrar?

    Eres muy amable. Te agradezco los ánimos. Como poesía no vale nada, sirve como terapia, es un desahogo. Para publicarlo hay que superar el sentido del ridículo y no siempre tiene una fuerzas.

    ResponderEliminar
  3. El comentario que pensaba hacer era sobre que yo también, como la protagonista del poema, tejía y destejía expectativas, pero que en mi caso esto se hacía más bien a mi pesar, automáticamente, que deliberadamente.

    La primera versión me pareció más concisa, y la segunda versión más explicativa. Suponiendo que haya estas dos versiones, porque esto que digo está basado sólo en *impresiones* tras la lectura. La primera vez no tuve la impresión de que hubieran 'tijeretazos', y seguidos poco después de la palabra 'dolor'. Esto cambiaba un poco para mí el tono general del poema.

    Creo que hay indicios de que tienes un *don natural* para la poesía, si lo quisieras trabajar. Como una veta de mineral de oro es un indicio de que puede haber oro, aunque no se puede saber con certeza si hay oro hasta que se empieza a excavar. Por lo demás, ¿no es tan terápeutico escribir un poema para uno mismo como lo es escribir un librito entero de poemas, de unos veinte o treinta, con su título y todo, para uno mismo?

    ResponderEliminar
  4. Sospecho, Jaume, que todo tejedor lo hace compulsivamente. Tal como suelen acabar las expectativas, uno no se tomaría la molestia de elaborarlas voluntariamente, ¿no?

    Si la primera versión era más concisa y menos explicativa es que era mejor, seguramente, pero, probablemente, la segunda expresa mejor -con esos tijeretazos y el dolor que producen- lo que siente quien se queda con un sueño roto. Hay algo de rabia en el lunes que rasga todo el trabajo previo.

    Me gustaría mucho tener tiempo y escribir. Leer y aprender. Pero eso no lo tengo. Don, claramente, tampoco. Pero sí es un poco curativo el acto de la escritura. Cuando escribo algo -muy poco- sale prácticamente solo. No tengo paciencia ni técnica. Veinte o treinta poemas ya tengo y por aquí andan en Esto no son sonetos

    Gracias, Jaume, por acompañarme.

    ResponderEliminar
  5. Pienso también de mí mismo, con no mucha modestia, que si me hubiera dedicado a la poesía en serio, probablemente no habría llegado a ser el peor poeta de todo el mundo. En mis tiempos a veces pensaba que podía ser que tuviera un cierto don natural para ello, pero el entusiasmo y dedicación que se necesitaban para comprobar si lo tenía o no, estaban totalmente fuera de mi alcance y hasta de mi pensamiento. Por lo tanto, te entiendo muy bien: no pienses que es mi intención empujarte, violentándote, a que escribas poesía.

    (Pero a partir de ahora pienso examinar en más detalle lo que publiques, te aviso)

    ResponderEliminar
  6. Pues me encantaría leer algo de lo que has escrito. Dedicarse en serio a la poesía son palabras mayores, pero jugar un poco con ella está al alcance de casi todos.

    Estaré encantada de que leas lo que escribo. ¡Serás el único! Jajaja.

    ResponderEliminar
  7. Los poemas también se tejen y destejen y siempre debe resultar la prenda que mejor se acomoda a nosotros. La poesía la hacemos todos: unos mejor y otros peor. Elaborarla continuamente - hasta que nada incomoda- es una garantía de calidad. No es necesario pensar en los demás -si es buena para tí es buena para los demás-.
    Y a mí quièn me invito a esta tertulia?
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Pues no te puedo enseñar nada de lo que he escrito porque pertenezco a las filas de los 'poetas sin obra', tipo Michi Panero. (Si no has visto 'El Desencanto', ponla en tu lista de 'películas que otros me han recomendado' (http://www.youtube.com/watch?v=_Zy_Zyoo7tY))

    ResponderEliminar
  9. Muchas gracias por pasar, Mateo. No es necesario preguntar.

    Creo que tienes mucha razón, excepto en lo de la calidad. Eso está reservado para unos pocos. Lo que ocurre es que una de las finalidades de la poesía no es el alcanzar la universalidad, sino, más bien, todo lo contrario.

    ResponderEliminar
  10. Ay, Jaume, has tocado mi fibra sensible. Claro que conozco a ese lúcido loco. Claro que he visto "El Desencanto". Y no puedes imaginar el impacto que tuvo en mí la primera vez que la vi. No puedes imaginarlo.

    ResponderEliminar
  11. Ves, ya tenemos algo más en común, el pertenecer al --por qué no decirlo-- muy selecto club de los admiradores de esta película.

    ResponderEliminar
  12. Y tan selecto, Jaume, jajaja.

    (Pues yo pensaba que teníamos más cosas en común)

    ResponderEliminar

Cuéntame, te escucho atentamente.