miércoles, 8 de julio de 2009

Verano

Foto: Verano desde mi ventana, eMi


Mañanas de verano


Al abrir la ventana de mi estudio,
las mañanas silenciosas de verano
me saludan con su batir de alas.

El madroño y el ciprés ponen el punto y la coma.
Después, lentamente, saboreo mi café.

Dentro, el reloj, engañoso,
no marca las horas con su invernal crudeza,
más bien,
su tic tac suena a tintineo,
cubitos de hielo chocando contra una copa.

Y yo me dejo querer,
por la luz, el café, los pájaros y el ciprés.


eMi

12 comentarios:

  1. Me ha encantado la cadencia de tu poema. Al leerlo, observo tus puntos y comas, me llega el aroma de tu café y sucumbo ante el seductor ritmo de tu reloj.
    Ese silencio matutino es todo un tesoro. Gracias por compartirlo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. ¿Desde tu ventana?!!
    Cielos, Emi, dónde vives?
    Qué privilegio!

    Tu descripción me hacía viajar hasta el café (el ritual completo del café) en mi casa de Miami, o en L.A. Aroma de café mezclado con el de la hierba recién cortada o el de la tierra mojada por la lluvia o seca por el fuerte sol; las iguanas y las ardillas trepando el árbol frente a mi ventana; el canto de los pájaros, a veces perezoso, a veces histérico...

    Añoro todo eso.

    Te felicito por tu presente.

    ResponderEliminar
  3. Gracias a tí, Cristina. Tus comentarios son los que da gusto leer.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, Marié. Vivo en el campo. Una maravilla, pero me parece que la privilegiada eres tú ¡casa en Miami y en L.A!!!

    Agradezco tus felicitaciones y que hayas vuelto. Ya te echábamos de menos.

    ResponderEliminar
  5. Sólo han sido etapas en la vida. Todo el mundo tiene etapas en la vida. L.A. o la Isleta del Moro, qué más da.
    Lo importante es estar bien, con gente que quieres.
    Y ganar el tiempo disfrutando...
    Como tú sabes hacer tan bien.

    ResponderEliminar
  6. Hola! Veo que escribes cosas muy bonitas y muy sentidas. Como veo que a veces las ilustras con fotos te confieso que me gustaría participar. creo que mis fotos se revalorizarían. Antes las ponía en fotonatura (http://www.fotonatura.org/galerias/11099/) pero tenía una cuenta de pago que ya no pude pagar más y me la cerraron. Ansin que ahora ya sólo en mi blog. Puedes ver si alguna te interesa y también hago fotos de encargo. Es solo para divulgarlas y sin cobrar nada.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tu comentario. Es muy halagador lo que me dices, pero, no creo en absoluto que necesites revalorizar esa maravilla de fotos que he visto. Son, sin duda, impresionantes. Y, sin duda también, las emplearé. Gracias por el ofrecimiento. De hecho, siempre pido permiso para usar las fotos que cuelgo (salvo a los amigos que pasan por aquí), pero nadie me había hecho un ofrecimiento tan generoso como el tuyo ¡Hacer fotos de encargo! ¿Va en serio? Porque se me ocurren ya algunas.

    Normalmente, las fotos sirven para ilustrar una idea previa. Cuando recuerdo, leo o escucho algo, busco la foto. Muy pocas veces es al revés.

    Si quieres una cuenta que muestre tu trabajo, te recomiendo Flickr. Sólo permite un número muy limitado sin pagar, pero algo es algo.

    Muchas, muchas gracias. Ya sabes que siempre eres bienvenido.

    ResponderEliminar
  8. Esta faceta tuya de poetisa me resulta absolutamente novedosa: no dejas de descubrirme aspectos de ti que a pesar de tenerte a través de los años tan cerca físicamente ignoraba totalmente.
    Ya sabes que poeta no es el que escribe bellos poemas, sino el que no puede vivir sin la necesidad de escribir poesía...me parece que tú tienes esa necesidad, y además consigues componer poemas tan hermosos como éste con el que ilustras esa foto de la ventana de tu casa (y no al revés).
    Te aseguro que es un buen poema, porque transmite sensaciones, que es lo más importante de cualquier poema. A mí me ha transmitido dos: por un lado, una sensación alegre, de serenidad, de quien después de un tiempo cargado de ocupaciones y preocupaciones parece haber conseguido una cierta armonía(con la luz, con el café, los pájaros y el ciprés), y en este sentido tus palabras me producen una sensación de paz y beatitud casi monacal.
    La imagen del reloj cuyo movimiento no altera esa felicidad me parece magnífica.
    Pero por otro lado tus palabras me evocan una cierta soledad, hablas al principio de un silencio a tu alrededor que contrasta con el sonido ruidoso de los pájaros...y en el poema sólo te acompaña la naturaleza, no hay referencias a personas, ni siquiera como telón de fondo. Al final estás SOLA, hasta el madroño parece esfumarse, y tan sólo te quedas con el solitario ciprés( árbol un poco odioso porque es el único que nos acompaña cuando morimos), el ruido de los pájaros, y la luz que cae sobre ti mientras tomas tu café.
    En definitiva, esta mezcla de sensaciones me trae a la mente la imagen de un alegre colibrí que disfruta intensamente con sus pequeños quehaceres, pero que está encerrado en una jaula de oro que lo separa del mundo de los colibríes salvajes.
    Pero como te he dicho, son sensaciones que tu poema ha despertado en mí, y tal vez a otras personas les evocará otras cosas.
    Un beso muy fuerte, Emi, de tu colega Fer.

    ResponderEliminar
  9. Impresionante todo lo que unas cuantas palabras colocadas en líneas rotas pueden sugerir. Es por lo que me apasiona la poesía. Uno nunca se equivoca porque cada uno puede interpretarla a su manera.

    Lo de mi faceta de poetisa, no es tal. Como tú bien dices poeta es el que no puede vivir sin la necesidad de escribir y yo esa necesidad no la tengo porque siempre me he sentido expresada por poderes con mis poetas de cabecera. En realidad, jamás imaginé que algún día tendría la poca vergüenza de darlos a leer. Pero, ya se sabe, es uno de los derechos que se ganan con la edad, perder el último sentido del ridículo que nos quedaba.

    Por otra parte, mis poemas son tan poco sutiles, Fer, que no pueden considerarse poemas. Es frecuente encontrarse prosa poética. Lo mío, en un comentario de textos, yo lo llamaría prosa en verso. En realidad, lo que escribo es tan descriptivo que carece de lo que Mallarmé consideraba necesario para gozar de un poema. Por eso me sorprende doblemente todo lo que ves en éste. Has hecho casi un psicoanálisis. Lo mismo el poema refleja mi yo inconsciente. Estar detrás de la ventana (incluso con barrotes) no es una obligación (aunque a veces huiría), es una elección porque, cada vez más, me apabulla el ruido y la charla. Estoy muy cómoda en soledad , quizás porque nunca me siento sola.

    ResponderEliminar
  10. He comprobado en el DRAE la definición de la palabra "sutil", porque dices que tus escritos no pueden considerarse poemas porque son poco sutiles... El diccionario da seis significados: delgado, delicado, tenue, agudo, perspicaz e ingenioso. Pues bien: tu texto s ajusta a todos esos significados: es delgado,conciso; es delicado en la forma de contar los detalles; es tenue porque muestra aspectos frágiles; es agudo, perspicaz de ingenioso, porque sacas punta a un detalle cotidiano que a muchos otros les pasa desapercibido.
    Por tanto tu escrito sí es sutil, sí es un poema.

    ¿este poema refleja algo de tu subconsciente? Lo ignoro. No sé nada de psicología. Pero sí que noté mientras leía tu poema que a mí me evocaba esas dos sensaciones, la beatitud y la soledad.
    Ahora bien, es cierto que el concepto que solemos tener de la soledad es bastante negativo, pero tú hablas de otro tipo de soledad, de una soledad elegida, de una soledad sonora...creo que te refieres a la soledad renacentista del "beatus ille". Pero me desconcierta, pues parece contradictoria, y a la vez me intriga esa idea de que estás cómoda en soledad porque nunca te sientes sola. Quizá quieres decir que la soledad no es un estado, sino un sentimiento.
    Fer, tu colega.

    ResponderEliminar
  11. Bueno, Fer, me tienes casi convencida, pero ten cuidado, no vaya a ser que ahora me dé por escribir y entonces ya no sé qué va a ser de mi familia, de mi trabajo y de mi... entre el blog y los poemas.

    No entiendo tu desconcierto, ni dónde está la contradicción. Es verdad que para mi la soledad tiene más aspectos positivos que negativos. Sentirse sola es lo duro, pero estarlo -físicamente- es descansado y relajante, ya sea en el campo o la ciudad, aunque, claro, el campo incluye el silencio y la calma tan necesarios para encontrarse.
    Muchos besazos, Fer.

    ResponderEliminar

Cuéntame, te escucho atentamente.